Susana Duijm Miss World 1955 (Venezuela)

 

Once hermosas jóvenes se dieron cita en el salón Naiguatá, del hotel Tamanaco de Caracas, aquel sábado 9 de julio de 1955. Luego de tres rondas frente al jurado, quedaron sólo tres finalistas: Ivonne Cisneros Barceló (Bolívar), Mireya Casas Robles (Distrito Federal) y Carmen Susana Duijm Zubillaga (Miranda).

Los partidarios de Mireya, una niña rica de la capital, llenaron el lugar para apoyar a su candidata. En aquella época, en plena dictadura perezjimenista, era obvio que el triunfo sería para la niña adinerada. Proclamaron como segunda finalista a Ivonne Cisneros y, en el momento culminante de la noche hubo un empate. El capitán de navío Wolfgang Larrazábal Ugueto, miembro del jurado, se levantó y expresó: “Como único militar del jurado decido que la ganadora es Mireya Casas”.

En eso Doña Carola Reverón, otra de los jurados, tomó la palabra y dijo: “Propongo que el resultado se decida por aplausos”. Fue así como el salón entero dio un aplauso intenso, sonoro y decidido a la espectacular Susana Duijm, representante del estado Miranda.
 
Esa noche comenzó la leyenda para una mujer de clase media baja, hija de Abraham Duijm, un judío de Suriname y de Carmen Zubillaga, natural de Aragua de Barcelona, Anzoátegui. Susana nació en Caracas, el 11 de agosto de 1936, bajo el signo Leo. Medía 1,74 m de estatura, tenía el cabello negro y los ojos café oscuro.

Su cuerpo era bastante estilizado y no tenía celulitis. Definitivamente, Duijm rompió los cánones de belleza de aquella época, donde abundaban las mujeres rellenas. Era oficinista y vivía con su familia en Bello Monte. Susana fue a dos concursos. Primero a Miss Universo 1955, en Long Beach, California (E.E. U.U.). Clasificó entre las 15 semifinalistas.

En aquel concurso la abordó Eric Douglas Morley, presidente del certamen Miss Mundo, quien le extendió una invitación para participar en su evento. Susana reunió el dinero, gracias a su madrina, Carola Reverón de Behrens, y se marchó a Londres (Inglaterra).

Hablaba poco inglés, no fue nadie a recibirla al aeropuerto y un intrépido fotógrafo de un diario adversario al concurso la alojó en un hotel. Todos los días la sacaba en su periódico. Hasta que Eric Morley dio con el paradero de la venezolana y ella comenzó a figurar en el diario patrocinador del evento. Llegó la noche final, el jueves 20 de octubre de 1955. Susana deslumbró al jurado y ganó el título de Miss Mundo 1955, entre 21 aspirantes al título. Se convirtió en la primera venezolana y la primera latinoamericana en ganar un título de belleza de tanta envergadura, a nivel mundial.

Obtuvo 500 libras esterlinas, un trofeo de plata y un automóvil deportivo descapotable, color rojo vivo, valorado en 1.000 libras, que envió por barco a Venezuela.
Susana celebró su triunfo en el Café de París, el cabaret más exclusivo de Londres. Al llegar al lugar, fue rodeada por una nube de fotógrafos, que captaron la imagen en sus hoy vetustas cámaras, con flashes de fogonazos.

Después fue a París, Francia, donde modeló para el diseñador Oleg Cassini. La peinó Alexander, célebre estilista de la época, que sólo arreglaba a las grandes luminarias del cine mundial. Alexander creó para ella un peinado único. Susana, al verse en el espejo, deshizo con sus dedos aquella creación, causando verdadera histeria en el peluquero, que la bautizó como “Carmen la salvaje”.

Un jeque árabe, dueño de una cuantiosa fortuna colocada en Suiza, la cortejó durante su breve pero intensa estadía en Francia. Pero aquel mundo sofisticado la aburrió pronto. Por eso, el 1º de noviembre Susana Duijm llegó a Maiquetía, en compañía de Pastora Pagán Valenzuela, Miss Honduras, su amiga del alma. Aquel día fue declarado feriado nacional. Un mar de gente bajó al aeropuerto a recibirla.

Susana hizo carrera como actriz en México, donde intervino en diversas películas. Luego regresó a Venezuela, donde fue actriz de telenovelas. También se destacó como animadora, por tener un timbre de voz muy especial. Se casó con el publicista argentino Martín Cerruti, con quien tuvo tres hijos: Carolina del Valle, quien fue Miss Apure 1983; Marianella del Valle y José Martín. Los 3 viven en Estados Unidos. Se divorció a los 7 años tras un sonado escándalo.

En Miss Venezuela 2005 recibió un merecido homenaje por la celebración de 50 años de haber sido coronada Miss Mundo 1955. Es una mujer llana, sencilla, sin poses, que habla claro y raspado. ¡Es un ejemplo de mujer!.

 

 

 

Colaboración de Josept Gregorio (Venezuela)     

 

 

 

Anécdota correspondiente al mes de:

 

 

 

<< Anterior
Siguiente >>
<< Indice general de anécdotas >>
Contacto: anecdotariomx@hotmail.com